Translate

miércoles, 2 de abril de 2014

Argentina, Una peligrosa tendencia se extiende por el país: Los linchamientos

El cartel que colgaron vecinos en Santa Fe advirtiendo a ladrones que serán linchados. (DyN)
 Como si se reviviera una película del viejo Oeste. Esa es la escena que pudo verse ayer en la ciudad argentina de Córdoba. Un joven robó, en una moto, y cuando huía chocó contra un auto y entonces fue atrapado por la gente que pasaba por el lugar.
"La gente se peleaba por pegarle", contó un comerciante. La Policía llegó cuando los "justicieros" le estaban poniendo una soga al cuello para ahorcarle allí mismo.
Los intentos de linchamientos no se detienen en Córdoba. Hoy se conoció que un motochorro (ladrón en moto) estuvo a punto de ser ahorcado ayer por vecinos y comerciantes en una zona de venta de repuestos en el macrocentro cordobés.
En el bulevar Las Heras al 600, frente a una casa de ventas de baterías, el ladrón huía después de haber cometido un atraco, cuando chocó con un auto y cayó al piso: "Eramos varios comerciantes los que lo detuvimos. No había seguridad ni Policía en el sector. Cuando se lo atrapó, entre la gente se peleaban por pegarle", le contó un comerciante de la cuadra a los medios cordobeses.
El hombre agregó que "ayer a la mañana andaba un motochorro que había hecho varios atracos y tenía varias carteras en una mochila y elementos de corte, ganzúas", agregó otro comerciante, según destaca el periódico argentino Clarín.
El delincuente salvó su vida gracias a que de casualidad pasó por el lugar un móvil policial: "En un momento le habían puesto una soga en el cuello y de no haber sido porque pasó por la zona un móvil con un chofer de civil y un policía, que no era de Córdoba, intervinieron para que la gente no lo terminara ahorcando", señaló el hombre para el diario argentino.
"Necesitamos miradas y voces que traigan tranquilidad, no voces que traigan deseos de venganza, de enfrentamientos, odio, eso es malo". Con estas palabras, la presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, hizo referencia ayer lunes, sin expresarlo directamente, a toda una serie de linchamientos que empiezan a preocupar, a una parte de la sociedad y, a las autoridades argentinas.
Así quedó el joven que asaltó un kiosco y fue golpeado por vecinos del barrio Santa Justina, en La Rioja. Clarín.
En los últimos diez días, los medios de Argentina dieron cuenta de al menos una decena de episodios en los que vecinos en distintas partes del país atraparon a presuntos ladrones a los que intentaron ahorcar, al estilo de los viejos westerns, o les propinaron fuertes palizas, generando graves lesiones y en un caso incluso la muerte del joven David Moreira de 18 años, ladrón que fue agredido por un grupo de vecinos en el barrio Azcuénaga de Rosario.
Tres casos se sumaron en las últimas horas a una peligrosa tendencia de "justicia por cuenta propia" que se registra desde hace nueve días en distintos lugares del país. Uno de los episodios ocurrió en La Rioja, donde un delincuente recibió una paliza brutal antes de que interviniera la Policía. El otro hecho tuvo lugar en Córdoba, cuando los vecinos capturaron a un ladrón que quiso robarle su mochila a una nena que salía del colegio. Mientras que el tercero sucedió en Rosario: un adolescente quiso sacarle un bolso a un peatón y fue golpeado por varios automovilistas.
El ladrón que hace tres días le robó la cartera a una mujer y luego fue atacado a golpes por vecinos del barrio porteño de Palermo fue liberado ayer desde el hospital Fernández de esta Capital, donde se encontraba internado.
El encargado del edificio que atrapó al ladrón en el barrio noble de Palermo (Buenos Aires). (TN)
Fuentes policiales confirmaron que el hombre recibió el alta médica luego de ser atendido por los golpes que recibió durante el ataque de los vecinos de Palermo.
El acusado estaba internado desde el sábado en el hospital bajo custodia policial en calidad de detenido por el delito de "tentativa de hurto", que es excarcelable. En tanto, la Justicia intentaba identificar a los vecinos que agredieron al ladrón, quienes podrían ser acusados del delito de "lesiones leves".
El ladrón fue capturado por los vecinos luego de intentar robarle la cartera a una mujer en un bar de las inmediaciones y fue sometido a una golpiza por al menos unas 10 personas antes de que se lo llevara detenido la policía.
Protesta en Argentina (foto: Efe)En un Gobierno que no quiere reconocer el espiral de violencia que vive Argentina, similar al de Brasil, México u otros países latinoamericanos, la máxima mandataria del país responsabilizó a las fuerzas opositoras de la crispación que vive la sociedad argentina. "Dejemos de lado todas las voces que convocan a ‘la noche de los cristales (rotos)’ en la Argentina", pidió Fernández, quien culpa a "políticos mentirosos y sin escrúpulos" de estar incitando la violencia, como hicieran los nazis en el incidente que citó, ocurrido en 1938.
"La violencia engendra violencia, que se espiraliza", advirtió la mandataria.
El fenómeno que se está dando, con demasiada frecuencia, en los últimos días es una consecuencia penosa de una sociedad que se siente desprotegida por un Estado que hasta hace muy poco tiempo negó el delito y lo cubrió con el eufemismo de la "sensación de inseguridad".
"Volvimos al Far West", resumió Alfredo, un portero de edificio que hace unos días defendió a un presunto ladrón que estaba siendo golpeado por vecinos en el barrio porteño de Palermo, para los medios argentinos.
"Si no lo hubiera protegido lo hubieran matado. Le estaban pegando patadas en la cabeza, la intención era matarlo", dijo Alfredo al canal Todo Noticias.
Durante la huelga de policías que dejó varias provincias argentinas en un total estado de indefensión, el pasado mes de diciembre, ya se produjeron numerosos linchamientos contra delincuentes que intentaron aprovechar la ausencia de los mismos para robar en viviendas o establecimientos.
Rosario (fueron 5); Santa Fe (1); General Roca, en Río Negro (1), en el barrio de Palermo, en la Capital Federal (1), Córdoba (1) y La Rioja (1), son los diez casos sucedidos en los últimos nueve días.

Lo que Argentina vivió en estos días es una reacción ciudadana que, en caso de organizarse en sus grados más extremos como en otros países, puede acabar creando, como se conocen en otros lugares, escuadrones de la muerte, o justicieros, aunque por ahora lo vivido sea, simplemente, una reacción ciudadana espontánea a una latente falta de seguridad en gran parte de los centros de población del país.
La falta de medidas concretas por parte del gobierno de Cristina Kirchner para resolver o mitigar la actual situación puede generar que el ciudadano se defienda ante la ausencia del Estado.
Expertos en seguridad consultados por diversos medios aseguran que el motivo principal de la reacción ciudadana es el hartazgo por los hechos delictivos.

1 comentario:

  1. En cualquier momento
    No utilizar la violencia para resolver los problemas

    ResponderEliminar

Puedes dejar aquí tus opiniones e impresiones sobre una entrada concreta, sobre algún tema sobre el que te gustaría ver una nueva entrada o sobre cualquier tema del blog en general.