Translate

jueves, 6 de marzo de 2014

España, David Villafañe, tras 16 años de cárcel surge la duda: ¿culpable o inocente?

Reclama su inocencia al demostrar que su novia murió por causas naturales"David Villafañe trazó en 1995 un plan casi perfecto que, finalmente, le llevará a la cárcel durante los próximos 19 años. Primero enamoró perdidamente a una joven, después la engañó para que se hiciera varios seguros de vida y, por último, la asesinó para cobrar las pólizas de tres seguros por 50 millones de pesetas de los que él era único beneficiario. La víctima, Marta Couceiro, apenas levantaba metro y medio del suelo, pesaba 35 kilos y tenía 17 años cuando cayó "deslumbrada" ante Jorge, un estudiante madrileño de Económicas, de familia adinerada que se presentó ante ella y sus amigas en un Renault 21, con música de fondo y con un buen fajo de billetes en la mano. Jorge no era otro que David Villafañe, hijo de un taxista bilbaíno y de una limpiadora de portales, un embaucador que ya intentó engañar a una aseguradora antes de ser despedido en abril de 1995 por "irregularidades con el dinero". Para entonces, Villafañe ya había urdido su nuevo plan. Haciéndose pasar por Jorge, el hijo de un adinerado empresario madrileño, comenzó en junio de ese año una relación de noviazgo con Marta Couceiro. Tras su asesinato, las amigas de Marta confesaron ante el tribunal de la Audiencia de Bilbao que ésta era "muy confiada" y que llegó a "estar totalmente dominada por él durante el verano que pasaron en Gorliz", el de 1995; el último verano de Marta", así comenzaba el artículo escrito el 29 de julio de 1998 por el diario español El País. Sin embargo tras haber cumplido 16 años de cárcel, de los 17 a los que fue condenado por el presunto asesinato de Marta, dos forenses aseguran que la novia de David Villafañe murió por causas naturales.
Hace 16 años un tribunal le acusó de asfixiar a su novia con una almohada en la casa familiar de sus padres en Gorliz, para cobrar tres pólizas de seguro que ascendían a unos 50 millones de las antigua modena española: la peseta (unos 300.000 euros) de las que él era el único beneficiario. Las actuaciones se remontan al verano de 1995. Entonces, el joven, de origen humilde, se presentó en Gorliz ante Marta Couceiro, una menor de 17 años, y sus amigas como Jorge, el hijo de un acaudalado empresario madrileño. Tras mantener una relación sentimental con la joven, convenció a sus padres para que la emanciparan y pudo suscribir tres pólizas. El 23 de octubre, Marta contó a sus amigas que se marchaba a Madrid. La hallaron al día siguiente en la casa de veraneo de sus padres.
El caso ha estado envuelto en una gran polémica desde sus inicios cuando la primera autopsia concluyó que la joven falleció de muerte natural porque sufría una miocarditis. Toxicología confirmó que no había sustancias tóxicas en su cuerpo y detectaron un problema en el corazón de la víctima. Una segunda autopsia determinó que murió sofocada. David, sin embargo, fue condenado por homicidio.
Sus abogados, ahora, se han querellado contra el Tribunal Supremo, después de que dos nuevos informes forenses determinaran que la joven falleció de muerte natural. David introdujo la semana pasada la primera querella por prevaricación de la historia contra tres magistrados del Tribunal Supremo que se negaron a revisar su caso el pasado verano, pese a los nuevos informes forenses que mostraban indicios de muerte natural en los exámenes de Marta Couceiro.
Tras cumplir 16 de los 19 años a los que fue condenado, 17 por el asesinato y dos años y 6 meses por estafa, David Villafañe sigue proclamando su inocencia. "Han visto móvil donde no lo hay. Los forenses se dejaron guiar por la presión de los seguros de vida, la comisaría y el juzgado", dice el joven, que niega tener algo que ver con los 50 millones de pesetas que iba a percibir en caso de que Marta falleciera. "Los contrata con las compañías yo no intervengo absolutamente para nada. Los contrató en la creencia de que estaba embarazada y por el miedo a que le pasara algo en el parto", explica David.
Desde que le condenaron, Villafañe, hijo de un taxista bilbaíno, siempre ha defendido su inocencia. Ha hecho dos huelgas de hambre. Una de ellas le llevó al borde de la muerte, pues estuvo 47 días de ayuno. A pesar de que ya habría podido pedir la libertad condicional, no lo ha hecho y tampoco quiere el indulto. Quiere que se le declare inocente como su defensa, parece, haber demostrado que es.
"Se descarta que haya existido una asfixia violenta homicida, dado que las características por las que se considera la misma no tienen suficiente consistencia científica", expresa un informe pericial pedido al médico forense Vicente Herrero.
"Para "reforzar" sus argumentos, David y su abogado han decidido presentar un segundo informe forense, éste firmado por el catedrático de Medicina Legal Luis Frontela, uno de los forenses con más prestigio de España. Ese nuevo informe, en casi un centenar de páginas y otras tantas de anexos, ratifica punto por punto el anterior, y además de apoyar la versión de que la mujer murió de muerte natural, destaca ampliamente todos los errores de la investigación original.
"El informe de la autopsia número 794/95, del 29 de noviembre de 1995, contiene tantos errores, por afirmaciones que son contrarias al estado de la ciencia médico-legal, que invalidan que sean ciertas las conclusiones a las que llegaron los forenses", afirma Frontela", según publica el diario español El Mundo.
David Villafañe presentó a mediados de febrero pasado una querella contra los magistrados del Supremo Juan Saavedra, Juan Ramón Berdugo y Luciano Varela por un presunto delito de prevaricación.
En esta querella, el letrado de David adjunta los dos informes forenses firmados. El firmado por el doctor en medicina legal Luis Frontera en el que se ratifica el anterior estudio forense, del doctor Vicente Herrero, de la defensa y desmonta otra vez los argumentos de la sentencia contra David, y que avalan los resultados de la primera autopsia, realizada el 25 de octubre de 1995, pocas horas después del fallecimiento de la joven, y que también concluyó su defunción por causas naturales. Guillermo Salvá, abogado de David, apunta que "los magistrados del Supremo, a sabiendas de su injusticia, han tratado de descalificar estas pruebas de una altura científica de la que son perfectamente conocedores sólo para evitar el escándalo que implicaría reconocer este craso error judicial".
¿Es posible llevar 16 años en la cárcel por algo que no se ha hecho? No sería la primera vez. 

4 comentarios:

  1. Es culpable. Además, es gay porque estuvimos enrollados en 1997. Es muy psicópata con aires de grandeza. Le conozco perfectamente.

    ResponderEliminar
  2. Le gustaba mucho andar en bici. Soñaba con ana Obregón y vivía en un mundo de fantasía. Podría dar muchos detalles pero prefiero mantenerme en el anonimato. El fue el asesino.

    ResponderEliminar
  3. Lo siento mucho por su madre y por sus hermanos, pero están defendiendo una causa pérdida. No creo que conozcan suficientemente a su familiar. Este joven, por aquel entonces, bajaba al parque de doña Casilda en Bilbao, por las noches, a ligar. Allí nos conocimos. Bajó desde Santutxu en bicicleta, siempre lo hacía. Yo, por aquel entonces, era comerciante y nos enrrollamos una buena temporada, hasta que al final, yo veía cosas muy raras.
    De hecho, cuando me he enterado de todo esto, se me han puesto los pelos de punta porque el estuvo en mi casa varias veces y estábamos solos. Siempre anhelaba llevar una vida de lujo.
    No den más vueltas. Que cumpla su condena y que pague por quitar la vida a una jovencita. Que pena, Dios mío!

    ResponderEliminar
  4. Es de cobardes opinar con calumnias desde el anonimato.

    ResponderEliminar

Puedes dejar aquí tus opiniones e impresiones sobre una entrada concreta, sobre algún tema sobre el que te gustaría ver una nueva entrada o sobre cualquier tema del blog en general.