Translate

viernes, 22 de noviembre de 2013

Turquía, El proceso de islamización del país, la guerra iniciada por Erdogan


El primer ministro turco Recep Tayyip Erdogan quiere prohibir que chicos y chicas vivan juntos en pisos de estudiantes o residencias universitarias, una propuesta que ha encendido el ánimo de la juventud laica del país.
"¿Cómo pueden convivir un chico y una chica el uno junto al otro en una propiedad privada? Tolerarían algo así para su hija o su hijo?", pregunta Erdogan a la sociedad turca. Su gobierno ya ha acabado con el 75 % de las residencias universitarias mixtas del país y ahora se propone intervenir también en los pisos de estudiantes. Erdogan ha advertido de que podría autorizar a los gobernadores locales a intervenir si reciben quejas de que chicos y chicas comparten pisos.
La oposición laica ha puesto el grito en el cielo dado que considera que dicha medida significaría una intromisión en la vida de las personas.
El líder del Partido Republicano del Pueblo acusa a Erdogan de interferir en la vida privada y querer islamizar el país.
 "Que no os sorprenda si mañana prohíbe a las mujeres conducir como en Arabia Saudí", declaró el mismo.
Erdogan, cuyas raíces están en el Islam político, ha tomado varias medidas controvertidas en los últimos meses. Entre ellas, restringir la venta y consumo de alcohol e intentar prohibir el beso público, o permitir, por primera vez en la historia de la República, que las funcionarias públicas vistan el velo islámico.
En el poder desde hace más de una década, el partido de Erdogan, AKP (Libertad y Justicia), ha incrementado su porcentaje de votos en cada una de las tres últimas elecciones, lo que ha supuesto una estabilidad política sin precedentes en un país que, además, ha experimentado el crecimiento económico más rápido de toda Europa.
Sin embargo, el giro autoritario del ‘sultán’ turco ha provocado las mayores protestas contra el gobierno en décadas el pasado verano, cuando miles de manifestantes tomaron las calles para denunciar su desacuerdo con la política del AKP.
Este miércoles los estudiantes se manifestaron en el país contra el Consejo de Educación Superior en su 32º aniversario. En la universidad de Estambul los jóvenes se concentraron para denunciar que la institución fue establecida durante el golpe militar en 1980. Y en Ankara, la policía detuvo a varias personas por irrumpir en las oficinas del decano.
El Ministro del Interior, Muammer Güler, ha añadido más leña al fuego al declarar, públicamente, que estas residencias mixtas son un "foco de actividades terroristas".
"Consideramos este asunto desde el punto de vista de la lucha contra el terrorismo" dijo Güler durante una conferencia de prensa, indicando que "grupos terroristas e ilegales" ven estos lugares como fuentes de apoyo y reclutamiento.
"Según nuestras últimas observaciones, organizaciones terroristas y otros grupos marginales están tratando de usar su ramas juveniles como recursos para sus propias actividades. En la investigación que hemos hecho sobre terrorismo, hemos visto que las organizaciones terroristas usan las relaciones entre estudiantes masculinos y femeninos en gran medida para obtener el apoyo de los jóvenes en la educación secundaria y la universidad", declaró el Ministro del Interior, para añadir que, además de las actividades terroristas, esas residencias acogen "actividades ilícitas como la prostitución".
Por otra parte, el primer ministro de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, celebró a principios de este mes de noviembre la participación parlamentaria de cuatro diputadas de la formación gobernante, el Partido Justicia y Desarrollo (AKP), con la cabeza cubierta parcialmente por un velo islámico (hiyab), y ha recalcado que así se pone fin a "una práctica discriminatoria".
Con estas medidas Erdogan ha abierto nuevos frentes contra la laicidad de la sociedad. Una guerra que el primer ministro turco está encabezando personalmente.
La Constitución turca garantiza el derecho a la inviolabilidad de la vida privada, aunque los tribunales podrían limitarlo amparándose en "la moralidad pública".
Para Erdogan, que hombres y mujeres vivan juntos en pisos de estudiantes porque eso va contra la "estructura democrática conservadora" de su organización, según dijo frente a miembros de su partido.
Las residencias estudiantiles mixtas son «focos terroristas», dice un ministro turco
Estudiantes turcos se manifiestan contra Erdogan. Reuters


1 comentario:

Puedes dejar aquí tus opiniones e impresiones sobre una entrada concreta, sobre algún tema sobre el que te gustaría ver una nueva entrada o sobre cualquier tema del blog en general.